jueves, 25 de enero de 2024

XXII Edición de CINE PARA LA PAZ. Martes 30 de Enero de 2024, 19,00h. Centro Cívico Augusto Tolón.

 

Película documental de 80 minutos del Director israelí Yoav Shamir. Entrada gratuita hasta completar aforo.

Filmada en un estilo“verité” que enfatiza el realismo imparcial, muestra una de las muchas y diversas formas de opresión a la que se ve sometida la población palestina por las autoridades israelíes en su propio territorio, tras la construcción de un muro que separa sus ciudades.
En los controles militares de puestos fronterizos por los que deben pasar para desplazarse de un lugar a otro, sufren la arbitrariedad , la humillación y las vejaciones a las que son sometidos impunemente por los militares israelíes. 

Desde nuestros inicio hemos realizado más de 20 proyecciones de Cine para la Paz, intentando descubrir qué hay detrás de los conflictos, qué cuestiones los sostienen y qué decisiones podemos tomar para no colaborar con los conflictos armados y buscar soluciones noviolentas e inclusivas para las partes.

Desde la ocupación de tierras palestinas por colonos judíos en 1948 y diversas guerras con otros países árabes, las condiciones de vida del pueblo palestino han ido empeorando hasta convertirlos en un sistema de "apartheid", sobre todo tras la construcción por parte de Israel de un muro de seguridad  que separa sus territorios y sus ciudades y que se construye en su mayor parte en territorio palestino.

Estos útimos 40 años, colectivos de Derechos Humanos y pacifistas  israelíes y palestinos, de solidaridad con el pueblo palestino, organizaciones de ayuda humanitaria, observadores civiles,  intelectuales y políticos, e incluso la propia ONU en varias resoluciones han tratado de dar apoyo y visibilizar esta terrible situación que hoy la describimos como un actual genocidio tras los atentados de Hamás del 7 de Octubre y los bombardeos sobre población civil  e invasión de Gaza por el ejército israelí.

Es necesario un alto el fuego inmediato, la condena del estado de Israel por genocidio y limpieza étnica, el cumplimiento de las resoluciones de la ONU, y que el Gobierno de España bloquee la compra y venta de armas a Israel. 

Existen otras voces entre el pueblo palestino e israelí que creen en un futuro justo y noviolento y que reconozca las diferentes culturas e identidades.  Porque, aunque a veces el deseo nos pueda inducir a espejismos, la resolución de este drama pasa por la participación de las partes, el reconocimiento del daño causado, la restitución posible de éste y la construcción de un marco legal que garantice unas condiciones de convivencia desde la justicia. 

Se antoja imposible todo esto en este escenario de horror, pero es el único camino hacia una Paz real. Aunque en minoría, hay grupos que están apostando por esta salida, y merecen ser reivindicados y escuchar sus argumentos.

Ojalá muy pronto dejemos de tener que salir a las calles y denunciar esta horrible masacre para centrarnos en apoyar a quienes se mueven para alumbrar el camino.

lunes, 15 de enero de 2024

El próximo 20 de enero volvemos a las calles por Palestina. Cádiz 12h Plaza de Asdrúbal

 


El próximo 20 de enero volvemos a las calles por Palestina

La RESCOP ha convocado una Jornada de movilización por Palestina el sábado 20 de enero a nivel estatal por el fin del genocidio en Palestina, el fin al comercio de armas y la ruptura de relaciones con Israel.

¡115 ciudades ya se han sumado a la iniciativa!. El 20 de enero, no te quedes en casa, ¡necesitamos muchas voces para detener el genocidio en Palestina!

El gobierno del estado español está incumpliendo legislación estatal e internacional manteniendo el comercio de armas con Israel y no haciendo todo lo posible por prevenir el genocidio contra el pueblo palestino. ¡Debemos presionar al gobierno español para que acabe su complicidad!


lunes, 4 de diciembre de 2023

La primera manifestación contra la guerra en Tel Aviv revela los límites de la protesta en el Israel actual

 La primera manifestación contra la guerra en Tel Aviv desde el 7 de octubre ofreció una mirada importante al estado actual del movimiento de protesta en Israel, así como a cómo el gobierno buscará reprimirlo.

Por Yoav Haifawi / Mondoweiss

Desde el 7 de octubre, la policía israelí ha implementado una dictadura total desde el río hasta el mar. Esto ha incluido impedir cualquier protesta contra la guerra dentro de la Línea Verde y llenar las cárceles con prisioneros por "libertad de expresión". Hoy, 18 de noviembre, después de un mes y 11 días de derramamiento de sangre masivo, tuvo lugar la primera manifestación contra la guerra en Tel Aviv. Me uní a la protesta principalmente porque me sentí obligado a apoyar el llamado a un alto el fuego inmediato y a un intercambio de cautivos y prisioneros “todos por todos”. Pero también quería evaluar lo que nos enseña esta manifestación sobre las políticas actuales del represivo régimen israelí y sobre el movimiento de protesta. Fallo judicial permite manifestación.

Hadash (“El Frente Democrático por la Paz y la Igualdad”, organizado en torno al Partido Comunista de Israel) solicitó una licencia para manifestarse en Tel Aviv contra la guerra y por un intercambio de prisioneros. Su solicitud inicial fue rechazada por la policía, que sugirió que en su lugar celebraran una reunión en un lugar cerrado. Entonces Hadash, con la ayuda de ACRI (Asociación por los Derechos Civiles en Israel), apeló ante el Bagatz (acrónimo en hebreo de “Tribunal Superior de Justicia”), que finalmente obligó a la policía a permitir la manifestación.

Como informé antes, el mismo Bagatz, encabezado por el mismo juez, Yitzhak Amit, se opuso a un llamamiento anterior de Hadash para celebrar manifestaciones contra la guerra en Sakhnin y Umm al-Fahm. En su nuevo recurso, para recibir la licencia, los solicitantes explicaron las diferencias entre la manifestación anterior que fue denegada y esta nueva solicitud: “Sakhnin y Umm al-Fahm no son el centro de Tel Aviv, una manifestación contra la guerra en Gaza no es una manifestación que pide el regreso de los cautivos, los distritos del norte y de la playa no son el distrito de Tel Aviv, y la apelación allí fue rechazada por sus circunstancias específicas... el veredicto en este caso fortalece el deber de la policía de permitir la celebración de la manifestación en nuestro caso, debido a la clara diferencia entre los casos”.

En el sitio web de la ACRI se puede leer en hebreo el protocolo de las deliberaciones en el Bagatz. Debo decir que me sorprendieron los detalles de la discusión y lo mucho que revela sobre la interacción política.

El propio juez Amit preguntó a la policía: "¿Hubo alguna gran manifestación de este lado hasta ahora?".

El comandante de la policía de Tel Aviv, Peretz Amar, respondió: “No, se han portado bien, ni siquiera lo pidieron”.

Luego el juez Amit explicó: “Afirman que tienen un presentimiento y que la policía debería hacer un esfuerzo adicional. Este lado del mapa político aún no tuvo su época. Porque rechazamos la manifestación en Sakhnin, nos enteramos de su falta de personal, etc. Por eso... debemos darle a este lado la sensación de que no está privado”.

Más adelante en la discusión, cuando los organizadores casi se desesperaron por las restricciones policiales y sugirieron posponerla para la próxima semana, el juez Amit enfatizó su punto: "Es muy importante que la manifestación se lleve a cabo, para que podamos eliminar la nube que no tenemos". No permitir que el sector árabe se manifieste en este lado del mapa político”.

Al final, bajo presión del tribunal, los organizadores y la policía acordaron el lugar de la manifestación, en un parque público entre Yaffa (Jaffa) y Tel Aviv, y limitar el número de participantes a setecientos. No pude evitar pensar que compensar el silenciamiento de dos millones de árabes permitiendo una manifestación silenciosa en un rincón de Tel Aviv es realmente emblemático del Estado “judío y democrático”. La policía limita el mensaje de protesta.

Cuando llegamos al lugar de la manifestación, la sección designada del parque estaba cerrada por rejas policiales. Sólo había una pequeña abertura y la policía controlaba a todos los que querían entrar.

El informe de Local Call sobre la manifestación se tituló "En una manifestación contra la guerra, la policía prohibió agitar carteles contra la guerra". Continuaron informando sobre las pancartas que la policía rechazó: “Masacre no justifica masacre”, “Solución política”, “Bibi debería ser encarcelada”, “No al apartheid”, “Alimentos en lugar de bombas” y “Devuelvan el dinero”. cautivos, detengan la venganza”. También intentaron impedir la entrada a personas con camisetas con la frase “Mirando a la ocupación a los ojos” (una expresión muy suave), alegando que incluso usar la palabra “ocupación” constituía una incitación, pero después de una larga discusión, lograron déjenlos entrar. Debo admitir que la censura policial no fue hermética, y señales similares se vieron más tarde en la manifestación.

Después de más de un mes de intensa opresión, decir la verdad aterrorizó a todos. Los organizadores rogaron a los participantes que no izaran banderas ni utilizaran consignas que pudieran provocar a la policía. Esto significó que la bandera palestina estaba prohibida. Un solo manifestante con una bandera israelí y un cartel pidiendo un alto el fuego caminaba al margen de la manifestación y nadie se atrevió a hablar con él. Los oradores piden un alto el fuego y un intercambio de prisioneros

Si pudiéramos manifestarnos de forma segura en ciudades y pueblos palestinos y en barrios árabes de ciudades mixtas, veríamos decenas de miles de personas manifestándose en solidaridad con el pueblo de Gaza. Sin embargo, la policía aterroriza a la población árabe y mucha gente creía que esta manifestación en Tel Aviv sería atacada aunque estuviera permitida. Además, existe un peligro real de linchamientos en las zonas judías, especialmente porque la policía de Ben-Gvir distribuyó decenas de miles de armas a las milicias locales. La milicia de Tel Aviv está encabezada por un rapero de derecha llamado “The Shade”, conocido por organizar ataques contra manifestaciones por la paz durante guerras anteriores.

Fueron unos quinientos valientes manifestantes los que se atrevieron a reunirse en el parque. Por cierto, Haaretz, que siempre subestima las protestas de izquierda, tituló su informe: “Decenas de personas se manifestaron en Tel Aviv”. Alrededor del 80% de los manifestantes eran judíos. Todo se llevó a cabo en hebreo y el contenido se ajustó para desafiar, pero no romper, el terrible estado de ánimo actual en la sociedad judía israelí.

Las principales demandas de la manifestación fueron el alto el fuego inmediato y el regreso de todos los cautivos, prisioneros de guerra y prisioneros a través de un acuerdo de intercambio integral, “todos por todos”. Estas son las demandas más esenciales en la situación actual, y ellas hicieron que esta manifestación fuera importante.

Hubo diferentes posiciones entre los oradores, pero ninguno de ellos afrontó la situación actual de genocidio cotidiano tal como es. La mayoría de los oradores intentaron crear algún “equilibrio” y paralelismo artificial entre la ocupación y los ocupados, enfatizando el sufrimiento de ambos lados y llamando a mantener a los civiles fuera de peligro. No los culpo. En el Israel de hoy, cualquier posición que insinúe que la lucha contra la ocupación es legítima puede llevar a la cárcel.

En el lado positivo, hay un cambio continuo en el discurso político. Muchos oradores, árabes y judíos, hablaron del hecho de que hay millones de árabes y judíos viviendo entre el río y el mar y que la única solución es tener plenos derechos humanos e igualdad para todos.

Durante muchas décadas, el “campo de paz” israelí pensó que su papel era el de ser un grupo de presión dentro del “lado israelí” para promover un “proceso de paz” con el lado palestino. Ahora casi todo el mundo es consciente de que no existe un proceso de paz y que debería haber una lucha unida contra el sistema único de apartheid.

Aunque la manifestación fue organizada por Hadash, Sami Abu Shehadeh, líder de la Alianza Democrática Nacional, participó en la misma. Los organizadores lo agregaron espontáneamente a la lista de oradores, dando un impulso a la unidad más necesaria en estos tiempos difíciles, superando las dolorosas divisiones que resultaron de las divisiones en las últimas elecciones de la Knesset.

Abu Shehadeh mencionó al comienzo de su discurso que el lugar de nuestra manifestación fue en el terreno de la aldea destruida de Manshiya; Muchos de sus descendientes son ahora refugiados en Gaza y bombardeados por el ejército israelí.

El último orador fue Mohammad Barakeh, jefe del Comité de Seguimiento, la dirección unida del público palestino de 1948. Comenzó sus palabras mencionando que su familia fue expulsada de Saffuriya y que la mayoría de ellos ahora son refugiados fuera de Palestina. Si bien lamentó el sufrimiento en ambos lados del conflicto, mencionó que más de cien mil palestinos perdieron la vida antes del 7 de octubre. A medida que la ilusión de una solución política a nivel estatal se desvanece, la narrativa está volviendo a los fundamentos de la existencia humana. Los fascistas en el gobierno y en las calles

Siendo un optimista irremediable, y como no hay muchos hechos alentadores sobre el terreno en este momento, trato de levantar la moral recordándome a mí mismo cuántas cosas eran aún peores no hace mucho tiempo.

En 2014, mientras Israel masacraba a la población en Gaza a un ritmo sin precedentes (muy superado en la “ronda” actual), Hadash intentó organizar una manifestación árabe-judía contra la guerra en Carmel Center, en una zona judía de Haifa. Hubo una movilización fascista a nivel nacional para impedirlos, y los valientes manifestantes por la paz fueron perseguidos por todas partes. Fue pura suerte que nadie muriera. Algunos de los activistas que participaron en la protesta de hoy todavía estaban aterrorizados por esa experiencia. En ese momento, publiqué el testimonio de un testigo presencial en mi blog.

Ahora, la mafia fascista está en el gobierno y en los medios de comunicación, pero no nos atacaron con las mismas cifras ni con la misma ferocidad. Había, tal vez, entre cien y doscientos fascistas manifestándose a nuestro alrededor, y la policía los mantenía, en su mayoría, a cierta distancia. Cuando finalmente nos dispersamos y se suponía que íbamos por un paso seguro hacia el norte, la policía desapareció y permitió que los fascistas, muchos de los cuales estaban armados, acosaran y maldijeran a los manifestantes. Se concentraron especialmente en Mohammad Barakeh y bloquearon su coche para impedir que se marchara. Pero, finalmente, la policía intervino y lo dejó libre.

Texto copiado de la web del bloque pacifista israelí Gush Shalom http://zope.gush-shalom.org/home/en/events/1464389870

jueves, 2 de noviembre de 2023

MANIFESTACIÓN Sábado 4 de Noviembre en Morón: CONTRA LA GUERRA, BASES FUERA, OTAN NO

 


El próximo sábado, 4 de noviembre de 2023, a las 11:00 h. salida desde la Plaza San Miguel en Morón de la Frontera, organizaciones sociales, sindicales y políticas se manifestarán para lanzar varios mensajes importantes a la ciudadanía al grito de “OTAN NO, BASES FUERA”.

Durante el recorrido, a su paso por las plazas, la manifestación hará paradas en las que se irán leyendo poemas pacifistas y se desplegará un mapa explicativo sobre el papel de la base en África (AFRICOM). En el Ayuntamiento habrá un cante por Palestina.

Al finalizar la manifiestación se leerá el manifiesto.

Juanjo Ruiz, portavoz de la manifestación, comenta: “El objetivo principal es hacer un ejercicio de memoria histórica y recordar el papel que desempeñan las bases hispano-norteamericanas. El movimiento pacifista-antimilitarista andaluz tienen que recurrir al pensamiento crítico y cuestionar las “verdades” oficiales. Andalucía sigue estando a la cola de Europa en muchos aspectos, y su situación de dependencia y falta de soberanía no se solucionará con las viejas promesas de enriquecimiento gracias a su servidumbre militar, claramente visible en las bases militares. Estas convierten a Andalucía en objetivo militar en cualquier conflicto bélico por parte del gobierno estadounidense.”

Entre otros temas denunciarán que “la Guerra empieza aquí, en el gran negocio del comercio de armamentos, en las industrias militares, con la Banca que las financia, y en las bases militares.”

Exigen un cambio de rumbo en las prioridades de inversión y llaman a construir un mundo sostenible y pacífico para las generaciones presentes y futuras. Instando a las autoridades a reevaluar sus prioridades de inversión y a destinar los recursos necesarios para satisfacer las necesidades reales de la sociedad en su conjunto y sus derechos socioeconómicos (ponen de ejemplo el nuevo hospital de Morón) como objetivo de una verdadera “defensa”.

Terminarán exigiendo justicia internacional para solucionar conflictos como la ocupación de Palestina por Israel, la del Sáhara por Marruecos, o los conflictos del Sahel y de una África víctima del Neocolonialismo. Destacan los siguientes lemas: “Otan no, Bases fuera. Gastos militares para gastos sociales, escuelas y hospitales. Andalucía es Tierra de Paz, pero no de la Pax imperial. Justicia para África, el Sahara y Palestina”.


jueves, 11 de mayo de 2023

CAMPAÑA MUNDIAL CONTRA EL GASTO MILITAR -GDAMS

 UN AÑO MÁS HEMOS PARTICIPADO EN LA CAMPAÑA MUNDIAL CONTRA EL GASTO MILITAR Y SEGUIMOS CON LA CAMPAÑA DE OBJECIÓN FISCAL.

PORQUE LA GUERRA Y EL MILITARISMO NOS CUESTAN UN MUNDO. Y LOS DOS MÁS DE DOS BILLONES DE DÓLARES DE GASTO MILITAR MUNDIAL HAY QUE DESTINARLOS A SANIDAD, EDUCACIÓN, CULTURA DE PAZ, ALTERNATIVAS DE DEFENSA...

Y RECUERDA, HAZ OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR


https://www.grupotortuga.com/Campana-de-Objecion-Fiscal-al,305





















martes, 18 de abril de 2023

Objeción Fiscal al Gasto Militar 2022. Campaña IRPF 2023

Puedes hacer Objeción Fiscal a los gastos militares en tu declaración de hacienda. Es una campaña anual de desobediencia civil, por la que detraemos una parte en la declaración de hacienda y la ingresamos en un destino social, y por la que denunciamos la creciente inversión militar que los gobiernos presupuestan y gastan a través del “Ministerio de la Guerra” (llamado Ministerio de defensa) y otros gastos ocultos en otras partidas y que pagamos la ciudadanía española con nuestros impuestos.

El estado español en el ejercicio 2022 destinó al menos 37.152,53 millones de euros a cuestiones militares y de control social.  

Hablamos de 789,11 euros por habitante.  Estos datos superan con creces a lo presupuestado en defensa (unos 10.000 millones).   

Si estás interesada puedes contactar con nosotras o bucear en estas páginas:


https://objecionfiscal.info/


https://www.grupotortuga.com/2022-mas-de-37-000-millones-de





GDAMS. Días de acción mundial contra el gasto militar: del 13 de abril al 9 de mayo de 2023

El gasto militar es desorbitado e irresponsable: se invierte en muerte y destrucción y se desvían fondos necesarios para gastos sociales. Según SIPRI 2,11 billones de dólares en 2021.Además, la compra y venta de armamento es un negocio sin código de conducta, falto de transparencia y minado por la corrupción.

Comparte en las redes algunos de los datos e imágenes


https://demilitarize.org/media_news/gdams-2023-april-13-may-9/